Directorio

citas o estudios médicos (662) 108 0900

Llamar

síguenos en

Inicio temprano de la lactancia materna

Dra. Paloma Beatriz Cárdenas Sánchez (Ginecología y Obstetricia)

La primera hora después del nacimiento es un periodo sensible y crítico para el establecimiento de la lactancia materna y del proceso de apego; las evidencias científicas indican que este tiempo determina el futuro de la relación afectiva entre la madre y su hijo; además del éxito o dificultad para la lactancia.

“Dar de mamar es el mejor comienzo de la vida de un niño o una niña. Dar el pecho hace crecer el amor entre la madre y el hijo. El contacto de la piel suave y calientita de la madre, le da tranquilidad y placer al niño o niña. La compañía, la voz, el olor, el mirarlo a los ojos y el contacto con la madre le dan seguridad y estímulo al hijo o hija. Dar de mamar es mucho más que dar alimento: es dar amor, seguridad, placer y compañía” (UNICEF).

Es importante favorecer todos los procedimientos médicos en el momento del nacimiento que protejan y fomenten el apego temprano piel a piel, la implementación de las siguientes rutinas ha demostrado su utilidad para un inicio, duración y exclusividad correcta de la lactancia materna:

- No separar al recién nacido de su madre.
- Iniciar lactancia materna dentro de la primera hora de vida: tanto en nacimiento vía vaginal o cesárea.
- Alojamiento conjunto.
- Lactancia a libre demanda.
- Evitar uso de chupones y biberones.
- Apoyo personal para orientación y consejo al alta de hospital.

Debemos recordar que la lactancia temprana tiene además beneficios inmediatos para la madre:
· La placenta sale con más facilidad y rápidamente.
· La hemorragia es menor.
· Disminuye el riesgo de anemia.
· La matriz recupera rápidamente su tamaño normal.
· La madre tendrá pechos menos congestionados cuando baje la leche, además la leche baja más rápido dentro de los primeros días cuando el niño o niña mama desde que nace, y disminuye el riesgo de fiebre con la bajada de la leche.

Además de lo anterior, también proporciona beneficios a largo plazo:
Las mujeres que amamantan a sus hijos o hijas tienen menos riesgo de cáncer en el seno o en los ovarios.
Durante los primeros 6 meses después del parto, las madres tienen menos riesgo de otro embarazo si no les ha vuelto la regla, y si el niño no recibe con frecuencia otra cosa que la leche de la madre durante el día y la noche.
La lactancia facilita e incrementa el amor de la madre a su hijo o hija.
Fuente: Guía de CAALMA, Unicef.

<< Artículos