Directorio

citas o estudios médicos (662) 108 0900

Llamar

síguenos en

Dieta saludable para un corazón sano

LCN. Patricia Ramos Cons

Existe un tipo de dieta que muchos estudios revelan que tiene grandes beneficios sobre el cuidado de nuestro corazón, si estás interesado en cuidarlo un poco más, este artículo te va a gustar.

Dicha dieta es la mediterránea, este famoso tratamiento alimenticios se comenzó a estudiar a principios de los 60´s cuando se observó que las enfermedades coronarias eran de menor incidencia en países del mediterráneo, de esta manera el interés se despertó entre los expertos por encontrar ese factor que determinaba la diferencia en la población, y este fue la alimentación y la forma de vida más activa, de esta manera es como en la actualidad esta dieta es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una dieta sana, saludable y sostenible.

Y las principales fuentes de alimentación de este tipo de plan alimenticio son los siguientes:

• Come más frutas y vegetales. Intenta consumir de 7 a 10 porciones diarias entre vegetales y frutas.
• Opta por los granos enteros. Utiliza cereales con fibra como por ejemplo cambia tu pan blanco por pan integral, utiliza pastas integrales, arroz integral, etc.,
• Consume grasas saludables. Prueba aceites vegetales para sustituir a la mantequilla o manteca cuando cocines, y así en lugar de poner mantequilla o margarina en el pan, trata de mojarlo en aceite de oliva o utilizarlos para tus ensaladas.
• Come más pescado. Come pescado dos veces por semana. El atún fresco o enlatado al agua, el salmón, la trucha, lobina y tilapia son opciones saludables. Evita el pescado frito.
• Reduce las carnes rojas. Sustituye la carne por pescado, aves de corral o leguminosas. Si comes carne, asegúrate de que sea magra y de que las porciones sean pequeñas.
• Disfruta un poco de lácteos. Disfrútalos bajos en grasa pero sin abusar de ellos, come yogurt griego o natural bajo en grasa y pequeñas cantidades de leche o de queso bajo en grasa.
• Opta por un poco de sabor sin pecar. De esta manera las hierbas y especias aumentan el sabor y disminuyen la necesidad de sal.

Es decir que la dieta mediterránea se basa principalmente en un consumo de comidas a base de vegetales, con sólo pequeñas cantidades de carne de res y pollo, más porciones de granos enteros, frutas y verduras frescas, nueces y legumbres, alimentos que en forma natural contengan cantidades altas de fibra, mucho pescado y utilizar aceite de oliva como la fuente principal de grasa así como alimentos que se preparan y sazonan de manera simple, sin salsas, ni jugos de la carne.

Si necesitas más información, te invito a ponerte en contacto conmigo para asesoría nutricional y/o cuidado del peso.

LCN. Patricia Ramos Cons
Citas (662)2008829
Consultorio 217 en Clínica del Noroeste

<< Artículos