Directorio

citas o estudios médicos (662) 108 0900

Llamar

síguenos en

La INFLUENZA es peligrosa para todas la Población, en especial en NIÑOS MENORES DE 5 AÑOS, MUJERES EMBARAZADAS Y ADULTOS MAYORES.

Dr. Ricardo Franco Hernández

Cuando vacune a su familia esta temporada, recuerde que algunos niños de 6 meses a 8 años de edad requieren dos dosis de la vacuna contra la influenza para obtener la protección óptima contra esta enfermedad.

Los niños en estas edades que reciban la vacuna por primera vez, o que previamente hayan recibido sólo una dosis, deberían recibir dos dosis en esta temporada. Estas dosis deben aplicarse con 28 días de diferencia como mínimo.

Los niños que necesiten las dos dosis deben recibir la primera tan temprano en la temporada como sea posible, para dar tiempo a que desarrollen inmunidad antes de que los virus de la influenza comiencen a propagarse en su comunidad. Para otros niños, es una buena práctica que estén vacunados para finales de octubre; sin embargo, vacunarlos más tarde aún puede ser beneficioso, mientras los virus de la influenza sigan circulando. Pregúntele al médico de su hijo o a otro profesional de atención médica si el niño necesita las dos dosis de la vacuna.

En los niños, mujeres embarazadas y adultos mayores la influenza es más peligrosa que un resfriado común. Cada año millones de niños contraen la influenza estacional; algunos de estos casos derivan en hospitalización y otros niños incluso mueren por influenza.

• Habitualmente, los niños necesitan atención médica a causa de la influenza, especialmente antes de que cumplan 5 años.
• Los niños menores de 5 años y, especialmente los menores de 2, corren un riesgo alto de sufrir complicaciones graves por la influenza.
• Los niños de cualquier edad con problemas de salud crónicos tales como asma, diabetes y trastornos del cerebro o sistema nervioso también corren un alto riesgo de tener complicaciones graves por la influenza.
• Las temporadas de influenza varían en cuanto a la gravedad.

Síntomas de la influenza.

Por lo general, la influenza comienza de repente. Las personas con influenza, a veces sienten algunos o todos estos síntomas:

• Fiebre* o sentirse afiebrado/con escalofríos.
• Tos.
• Dolor de garganta.
• Mucosidad nasal o nariz tapada.
• Dolores musculares y corporales.
• Dolores de cabeza.
• Fatiga (cansancio).
• Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

* Es importante destacar que no todas las personas con influenza tienen fiebre.

¿Puedo contraer la influenza por ponerme la vacuna contra esta enfermedad?

No, la vacuna no causa influenza, sino que puede proteger a toda la familia de contraer la enfermedad. Sin embargo, a veces la vacuna puede causar efectos secundarios leves que pueden confundirse con la influenza. Tenga en cuenta que tomará unas 2 semanas después de recibir la vacuna para que nuestro cuerpo genere protección contra la influenza, por ello es importante vacunas a las mujeres embarazadas, No se ha demostrado que las vacunas inyectables contra la influenza causen daños a las mujeres embarazadas ni a sus bebés. Es seguro recibir la vacuna inyectable en cualquier trimestre y ello ayudará a que su recién nacido, no enferme de la influenza; a los adultos mayores hay que vacunarlos una vez al año y todos los años.

Complicaciones por la influenza

La mayoría de las personas que contraen la influenza se recuperarán en un periodo que va desde un par de días hasta menos de dos semanas, pero algunas desarrollarán complicaciones como consecuencia de la influenza. Una amplia variedad de complicaciones pueden deberse a una infección por el virus de la influenza en las vías respiratorias superiores (fosas nasales, garganta) y en las vías respiratorias inferiores (pulmones). Pese a que cualquier persona puede contraer la influenza y enfermarse de gravedad, algunas personas son más propensas a contraer enfermedades graves causadas por la influenza. Los niños pequeños, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas y personas con ciertas enfermedades crónicas se encuentran entre los grupos de personas con alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza, posiblemente necesiten ser hospitalizadas e incluso pueden morir. Por ejemplo, las personas con enfermedades pulmonares crónicas corren mayor riesgo de sufrir neumonía.

Las infecciones como la sinusitis y enfermedad del oído son ejemplos de las complicaciones moderadas de la influenza mientras que la neumonía es una complicación grave a causa de la influenza que puede causar infección por el virus de la influenza o coinfección bacteriana y por el virus de la influenza. Otras posibles complicaciones graves desencadenadas por la influenza pueden ser la inflamación del tejido que rodea el corazón (miocarditis), el tejido cerebral (encefalitis) o el tejido muscular (miosotis, rabdomiólisis) y la insuficiencia multiorgánica (p. ej., insuficiencia renal y respiratoria).

La infección de las vías respiratorias por el virus de la influenza puede desencadenar una respuesta inflamatoria en el cuerpo y puede derivar en una sepsis, una respuesta a infecciones que pongan en peligro la vida. La influenza también puede empeorar otros problemas de salud crónicos. Por ejemplo, las personas con asma pueden sufrir ataques de asma mientras tienen influenza y las personas con enfermedades cardiacas crónicas pueden presentar un agravamiento de su condición desencadenado por la influenza.
• Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Dr. Ricardo Franco Hernández
Médico Pediatra Perinatólogo
Consultorio 105, Clínica del Noroeste

<< Artículos